EDITORIAL
 

Concluye un año que protagonizó muchas novedades en lo ambiental. El caso del Riachuelo sigue su curso y el protagonismo de la Corte Suprema de Justicia marca un hito saludable en materia institucional ambiental. El saneamiento del curso de agua con mayor destrato y abuso de nuestro territorio requerirá, sin dudas, muchos esfuerzos desde lo público y lo privado para recomponer su calidad, no ya a un estadío prístino ideal, sino a una condición aceptable para una mínima calidad de vida para los habitantes de la cuenca. La labor de la Corte de instar y alentar a los responsables políticos de las jurisdicciones involucradas es, junto a la continuidad y perseverancia en la gestión desde lo publico, una condición necesaria para el éxito del saneamiento.

En otro orden de cosas, otra noticia alentadora: El Congreso de la Nación, terminó sancionando la tan reclamada “Ley de Bosques” el 28 de noviembre pasado, luego de meses de controversia, resistencias por parte de algunos integrantes del Senado y presiones por parte de la sociedad civil, indignados por la inacción política.

En un sentido no tan positivo, el conflicto con Uruguay sigue su curso, transitando los andariveles del derecho internacional en la Corte de la Haya, y de la política doméstica con los cortes rutinarios de los accesos al hermano país.  Celebramos que la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable ponga en marcha un esquema de monitoreo permanente de los parámetros de calidad para el área de influencia de la planta en Gualeguaychú: Es la única manera de poder argüir, desde algún piso de objetividad, la existencia de efectos adversos sobre el entorno y en su caso de cuantificar los perjuicios a los vecinos y el deterioro de la calidad ambiental. Algo que debería haberse hecho desde el mismo comienzo del conflicto se pone en marcha recién ahora, en forma coincidente con la inauguración de la planta, por lo que será siempre mas difícil contrastar cualquier indicador de calidad ambiental con la situación ex ante, sin la planta en funcionamiento. Mas vale tarde que nunca y en este sentido hacemos votos para que el conflicto pueda encarrilarse sobre las bases de una discusión racional y objetiva. (Ver Archivo)

Finalmente, en Bali, Indonesia, se reúnen las naciones del mundo, signatarios del Convenio Global sobre Cambio Climático, y algunos menos de ellos, también partes del Protocolo de Kyoto, para encarar la política global respecto del Cambio Climático. Realmente sorprende el avance vertiginoso de la preocupación de los líderes mundiales con una agenda que ya pocos ponen en duda, en cuanto a las bases científicas y a la necesidad de encarar soluciones consensuadas. La necesidad de plantear los caminos hacia el futuro, luego del cierre del Primer Período de Compromiso en 2012, fueron sin dudas los temas centrales en discusión, junto al desafío de crear un régimen global que sea equitativo para todas las naciones del planeta, sin dejar de ignorar el verdadero cambio copernicano que ha producido la irrupción de China, India, Brasil, Sudáfrica, junto a otros países emergentes en el escenario de la economía mundial.

En las próximas ediciones del Newsletter, abordaremos estas cuestiones con mayor profundidad: Por ahora, queremos desear a todos nuestros lectores, los mejores deseos para estas fiestas y un buen 2008.

Reiteramos nuestra invitación a hacernos llegar sus comentarios y aportes, enviándonos un correo electrónico a info@estudiowalsh.com.ar

Cordiales saludos

Juan Rodrigo Walsh 


Maipú 645, PB, Depto "2" (2º cuerpo) - (C1006ACG) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina
Tel/ Fax: (54 11) 4326-3248 / (54 11) 4322-7048
www.estudiowalsh.com.ar - info@estudiowalsh.com.ar
Si desea desuscribirse de este newsletter, haga click aquí